Stephany Zreik gana el título de «Miss Earth Air 2020»

Stephany Zreik logró la corona de Miss Air 2020 en una noche final llena de expectativas y que mantuvo al público atento de principio a fin. Sus salidas en traje de baño y su vestido de gala, confeccionado por la diseñadora Giannina Azar, sumaron al buen puntaje que ha tenido Venezuela en este certamen desde que comenzó hace dos meses.

Miss Earth Venezuela, hizo un arduo trabajo en este tiempo de competencia, en la que obtuvo 3 medallas de oro y 2 de bronce, además del cariño y reconocimiento del mundo entero. Stephany Zreik era una de las candidatas favoritas y que estaba en los primeros lugares de las cuentas más reconocidas de missólogos.

Su última competencia fue el mismo día de la gala, en la mañana, allí sostuvo un encuentro con representantes de las cuentas más importantes que siguen paso a paso a las misses, prensa y destacadas personalidades. Como era de esperarse, Venezuela se mencionó en casi toda la reunión vía zoom, ya que era a la que muchos querían formular una pregunta, y Stephany respondió excelente a cada uno de los cuestionamientos.

El canal Globovisión tuvo una antesala y además la transmisión en vivo, en la que nuestra Reina y el Presidente de la Organización Miss Earth Venezuela, Prince Julio César, compartieron con la audiencia, los pormenores y reacciones de la noche final.

Muchas fueron las emociones y los nervios que vivieron Stephany, el equipo de Miss Earth Venezuela, su familia y el público, hasta llegar al cuadro final, donde se entregan las coronas a los cuatro elementos, Miss Fire, Miss Water, Miss Air y Miss Earth.

Venezuela celebra el título de la recién coronada como primera finalista, Miss Earth Air 2020, Stephany Zreik quien pronto viajará a Filipinas para la entrega formal de su título y así conocer todas las actividades que se avecinan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑