Foodie Trujillo cuenta sobre los sabores andinos tradicionales

FOODIE TRUJILLO

«No hay duda», comienza Eloina Conde, «que Valera es la capital comercial del estado, pero aquí en Trujillo capital tenemos un patrimonio cultural del que nos sentimos orgullosos y que paradójicamente en medio de la pandemia ha tomado una nueva dinámica, y eso es lo que queremos reflejar en Foodie Trujillo sobre todo ahora en diciembre con nuestra carabina».

La hallaca rellena con guiso de caraotas es una de las principales razones que motivó a Eloina Conde a crear Foodie Trujillo. Con 3 años de experiencia como editora adjunta y líder de proyectos gráficos de Esnobismo gourmet (www.esnobgourmet.com @esnobgourmet), Conde ha estado activa durante la pandemia en la creación del concepto gráfico y diagramación de la colección Las claves de la armonía de Esnobgourmet, una serie de libros electrónicos que aborda la armonía entre vinos y diferentes tipos de comida.

«Mientras crecía», recuerda Conde», «yo juraba que en toda Venezuela la hallaca se comía como en casa y en casa de mis vecinos pero a medida que pasó el tiempo y sobre todo tras mi paso por el Hotel Escuela en Mérida descubrí que se trataba de una tradición local y allí comencé a interesarme por aquellos platos que nos diferenciaban».

En la actualidad, el contenido de Foodie Trujillo puede encontrarse en su cuenta de Instagram @foodietrujillo pero ya está próxima a lanzarse una sección dentro de esnobgourmet.com con varios artículos que profundizan en los temas. «Este año intenso en el área gastronómica y ver cómo la dinámica sobre todo de los emprendimientos de la ciudad se ha activado como una forma de movilizar la economía fueron otras de las señales que necesitaba para comenzar un proyecto como Foodie Trujillo», explica Conde.

Las áreas a las que apunta Foodie Trujillo inicialmente son tres: «primero, esas tradiciones que son sencillas pero son propias de acá como el café colado de media tarde con un trozo de pan dulce o las carabinas, las hallacas con guiso de caraota que para muchos venezolanos son desconocidas; luego está un trabajo que ya veníamos realizando para la sección Memorias a la carta de Esnobismo Gourmet que es la relación entre la gastronomía, la familia y la memoria; y, finalmente, las reseñas de nuevos emprendimientos de la ciudad, aunque no descartamos sumar propuestas de Valera y otras localidades como Boconó», expone Eloina Conde.

Sin embargo, se trata solo de un punto de partida. «Hay mucho por investigar, por explorar, por mostrar de la gastronomía trujillana, nuestros quesos, nuestro café, las variaciones de preparaciones tan populares como el picante de suero o los pastelitos, la diversidad de panes que no se consiguen en los otros estados andinos, de todo esto estaremos escribiendo en Foodie Trujillo, así que esperamos que nos acompañen en esta travesía», finaliza Conde.

Te encantará también:

Deja tu comentario