Diagnóstico temprano permite 90% de sobrevivencia en cáncer colorrectal

Una detección temprana, a través de exámenes específicos como la video colonoscopia, en conjunto con tratamientos novedosos como la oncología de precisión.

Incrementan hasta en 90% la tasa de supervivencia de los pacientes que reciben un diagnóstico de cáncer colorrectal en la etapa inicial de la enfermedad, según cifras de los especialistas.

El médico gastroenterólogo, Cono Gumina, explicó que esta patología oncológica se clasifica por estadios del I al IV, de acuerdo con el grado de avance de este padecimiento.

Y señaló que “en la fase inicial la posibilidad de superar la enfermedad es de 90%; en el segundo estadio la cifra disminuye a 70-80%”.

“En el III la tasa de supervivencia es de 40-60% y en la etapa IV es solo de 13-14%”.

Indicó que, de acuerdo con la estadística que manejan los expertos, se sabe que la mayor incidencia de esta enfermedad comienza a los 45 años de edad.

Por lo que desde esta etapa de la vida es importante comenzar los chequeos anuales de despistaje.

Detección a tiempo

Gumina añadió que un Test Inmunofecal sirve para determinar si hay alguna presencia de sangre en las heces.

Esta es una de las pruebas principales para la detección temprana.

En caso de personas que han llegado a la cuarta década de vida y que no poseen factores de riesgo hereditarios.

Para los pacientes con antecedentes familiares de cáncer de vías digestivas o enfermedades inflamatorias intestinales, el método de despistaje indicado es la colonoscopia.

Un examen diagnóstico y terapéutico que ha evolucionado para ser la “prueba de oro” en lo que se refiere a este mal.

El gastroenterólogo, quien preside la SAV, señaló que “la ventaja que tiene este procedimiento es que al mismo tiempo que detecta la lesión o el pólipo, se puede extraer o extirpar de una vez, entonces ya se aplicó la prevención para que no aparezca el cáncer de colón”.

Entre los factores de riesgo no hereditarios de este padecimiento, están el sobrepeso, el sedentarismo y el excesivo consumo de frituras y carnes rojas, así como de alcohol y el tabaquismo.

Síntomas y tratamientos

El cáncer colorrectal se presenta como la aparición de pólipos a lo largo del colón (intestino grueso) o en la parte final o inferior del colón que es el recto. 

Explicó Gumina que, como en otras enfermedades oncológicas, estos tejidos anormales aparecen por el crecimiento desordenado de las células de estos órganos.

El doctor Gumina, quien integra el Instituto de Especialidades Médicas del GMSP, aclaró que:

“Existe una probabilidad de que el pólipo se vuelva cáncer dependiendo de si es un pólipo adenomatoso -o adenoma- o hiperplásicos, o inflamatorios, que por lo general estos últimos no se vuelven cancerígenos”.

“El cáncer de colon a medida que va creciendo va invadiendo toda la pared del intestino grueso, y luego puede diseminarse en otros órganos como ganglios, hígado”.

“Y otros que se encuentran a distancia, cuando está en estadios avanzados”.

En las primeras etapas de la enfermedad este mal es asintomático, por lo que el doctor Gumina enfatiza la importancia de las pruebas diagnósticas para la detección temprana.

Pero síntomas como palparse una masa o un bulto en el abdomen, pérdida del apetito, disminución del peso, cambios en los hábitos de evacuación, sangrado en las heces y anemia.

Son las señales que se presentan en las fases avanzadas de este mal.

La Unidad de Gastroenterología o Vías Digestivas del GMSP cuenta con equipos de despistaje y de colonoscopia de alta tecnología.

Que pueden detectar lesiones de pequeño tamaño y así ser tratadas a tiempo.

A la vez, la institución posee una unidad de Anatomía Patológica para procesar la biopsia de los pólipos extraídos.

Gumina señaló que de acuerdo al estadio se determina el pronóstico y cómo tratar el cáncer.

“Después de obtener el resultado de la biopsia definitiva se puede ir a quimioterapia, algunos cánceres llevan radioterapia, como el de recto, y después viene todo el tratamiento de lo que se llama oncología de precisión”.

“Que son medicamentos que van dirigidos a ese tipo de cáncer, una vez que se les hace un estudio genético y luego viene la inmunoterapia. Todo eso es parte de lo novedoso del tratamiento”.

En cuanto a la cirugía oncológica, laparoscópica y la robótica, Gumina explicó que hay casos en los que es necesario realizarlas cuando se ha diagnosticado un cáncer avanzado.

Que ha traspasado las capas musculares del colon.


NDP

Comparte esta noticia

Te encantará también: